Halloween en CEI Monkey

Halloween significa “The Eve” (la noche de antes) de Holy Day. En este caso se refiere a la noche antes de todos los Santos. Esta fiesta se celebra en diferentes países y de diferentes formas. En algunas culturas Celtas que pueden encontrarse por toda Europa, y también en Gran Bretaña, se cree que en esa noche, Brujas, Demonios y otras criaturas aterradoras salen y por eso la gente se disfraza para protegerse de ellos.

Con el paso del tiempo, la creencia en brujas y demás, se propagó y la noche de Halloween empezó a convertirse en una celebración. Por muchos años, en países de habla inglesa, la celebración solo era orientada a los niños, que se disfrazaban con su disfraz y llamaban a las puertas de sus vecinos: como recompensa por su disfraz, cantando canciones o recitando poemas (Knock, knock, trick or treat ), su vecino les daría dulces o chucherías o cualquier otra sorpresa. En algunas ocasiones se celebra en los colegios o escuelas en fiestas que se organizan y finalmente se convirtió en una celebración popular en la que incluso mamás, papás y gente joven se disfraza para ir a fiestas también.

Una de las actividades que se puede hacer en relación a este día tan celebrado es el típico “Jack O´Lantern”  para el que se necesita una calabaza, y para ello vaciamos el interior de la calabaza y hacemos agujeros a forma de ojos, nariz y boca para posteriormente meter una vela y que quede un objeto decorativo muy original y aterrador.

Puede que se piense que la celebración de Halloween tenga que ver con los anuncios y demás, pero no podemos olvidar que sus orígenes son ancestrales y que las creencias de la gente antigua quedan reflejadas en sus historias y otras fuentes de información.

Hay un poema escrito a finales del siglo dieciocho por un famoso poeta Escocés llamado Robert Burns que cuenta una historia que muchos han aprendido de memoria y que se recita con frecuencia. Se llama “Tam O´Shanter” y al gorro que lleva en las ilustraciones del poema se le dio el nombre de “Tammy”.

 

La historia cuenta que Tam O´Shanter estaba en una taberna con sus amigos y se hizo muy tarde. Era la noche de Halloween y cuando se montó en su caballo (una vieja yegua llamada Meg), estaba preocupado por si su mujer estuviera enfadada. Sin recordar que era la coche de Halloween, pasó junto a una Iglesia y, para su sorpresa, había luces y música. Sin pensar, se bajó del caballo y miró por la ventana. Había brujas bailando a la música y una era muy guapa y bailaba muy bien. Tam, al final del baile, otra vez sin pensar, gritó “Bien hecho!” y todas las brujas se giraron y le persiguieron.

Tam se dio cuenta de su error y corrió hacia su caballo y lo montó tan rápido como pudo. La bruja guapa era también la más rápida y casi coge a Tam. Pero en el momento en el que cruzó el puente sobre el río (como todos sabemos) las brujas no pueden cruzar el agua y Tam O´Shanter fue salvado. Pero la pobre Meg perdió su cola porque la bruja intentó pararla tirándole de ésta.

Después de aquello, Tam O´Shanter nunca más fue a la taberna la noche de Halloween.

 Happy Halloween!

http://www.ceimonkey.com

info@ceimonkey.com

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web